Colapso sanitario en Brasil: las autoridades temen ahora a la falta de oxígeno y fármacos

0
105

Brasil, epicentro global de la pandemia del coronavirus, teme la falta de oxígeno y medicamentos en unas Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que están al límite, mientras busca dar un empujón a la campaña de vacunación con la llegada este domingo del primer lote de dosis del programa internacional Covax.

Los gobernadores regionales han alertado sobre la posibilidad de que ocurra un “colapso dentro del colapso” que ya vive el sistema público de salud, como consecuencia de la explosión de contagios que ha golpeado a todo el país al mismo tiempo.

¿El motivo? La escasez, detectada en algunas zonas de Brasil, de sustancias que se usan para los pacientes con cuadros graves de covid-19. Es lo que se conoce como el “kit de intubación”, que incluye oxígeno, analgésicos, sedativos y bloqueadores neuromusculares, entre otros medicamentos.

El problema radica en la saturación cada vez mayor de los hospitales.

Las UCI de 25 de los 27 estados brasileños están con un índice de ocupación igual o superior al 80 % -en 15 estados ya están al 90 %-, lo que ha provocado que empiecen a escasear estos insumos médicos de vital importancia.

Brasil acumula hasta la fecha casi 12 millones de positivos y 295.000 muertes por covid-19, según datos oficiales.

En cinco días de esta semana sumó más de 2.400 fallecidos diarios asociados a la enfermedad y las previsiones no apuntan a una mejoría en el corto plazo, más bien lo contrario.

Esta semana, el Frente Nacional de Alcaldes, que agrupa a los dirigentes municipales brasileños, advirtió que en al menos 76 ciudades las reservas de oxígeno están cerca de agotarse.

La Fiscalía General alertó también al Ministerio de Salud de que los estados amazónicos de Acre y Rondonia, en el norte, pueden empezar a sufrir desabastecimiento a partir del miércoles de la semana entrante.

Ese temor se hizo realidad en enero pasado en el estado de Amazonas.

Allí se estima que al menos 50 personas murieron asfixiadas por falta oxígeno, según la Fiscalía, que abrió una investigación por la presunta “omisión” en esa crisis del ministro de Salud saliente, Eduardo Pazuello.

En otros puntos del país, con una mejor estructura sanitaria, a priori, también ha habido problemas con el suministro de oxígeno.

En Sao Paulo, la ciudad brasileña más golpeada en números absolutos, con casi 600.000 positivos y más de 20.000 muertes, una decena de pacientes fueron transferidos este fin de semana a otro hospital debido a un retraso en la entrega de cilindros de oxígeno por parte de la empresa responsable.

En la zona metropolitana de Porto Alegre, las autoridades notificaron la muerte de seis personas también por “problemas en la distribución de oxígeno”.

En este marco, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) tomó una serie de medidas para evitar males mayores, como eliminar burocracias para el registro, distribución e importación de estos medicamentos, y autorizar que se puedan rellenar cilindros industriales con gas medicinal.

En la misma línea, la Cancillería ha iniciado una ronda de contactos en el exterior para facilitar la compra de esos productos, según el diario ‘O Estado de Sao Paulo’.

Mientras, el Ministerio de Salud sigue en proceso de transición desde que el lunes pasado el presidente Jair Bolsonaro, negacionista sobre el peligro del virus, anunció a su cuarto ministro de Salud desde el inicio de la pandemia, el cardiólogo Marcelo Queiroga.

Sin embargo, Queiroga aún no ha asumido de forma oficial la cartera, en momentos en que el país rompe de forma consecutiva sus récords de muertes y contagios.

Además, la revista Crusoé publicó que el futuro ministro está imputado en una acción penal por un presunto “delito contra el patrimonio público” al dejar de recoger las contribuciones a la Seguridad Social de los empleados de una clínica privada que administró.

Bolsonaro, por su parte, celebró este domingo su 66 cumpleaños en Brasilia con cientos de sus seguidores, muchos de ellos sin mascarilla, y volvió a criticar las medidas sanitarias.

La campaña de vacunación continúa a un ritmo lento en este país de tamaño continental, con 212 millones de habitantes y que siempre fue un ejemplo en culminar con éxito sus programas de inmunización.

Las vacunas contra la covid-19 empezaron a aplicarse a mediados de enero y hasta el momento han recibido la primera dosis un 5,5 % de la población, y la segunda apenas un 2 %.

Ante la dificultad para alcanzar velocidad crucero, debido en parte a la escasez de inmunizantes, el Ministerio de Salud liberó este domingo a los estados y municipios la administración de las vacunas que en un principio estaban reservadas para la segunda dosis.

Pazuello dijo en una nota que esa medida posibilitará “duplicar” el ritmo de vacunación a partir de la próxima semana.

Además, este domingo llegó al aeropuerto internacional de Guarulhos, en Sao Paulo, el primer lote de vacunas del programa internacional Covax. Son un millón de dosis del fármaco AstraZeneca y la Universidad de Oxford, producidas por un laboratorio surcoreano.

Antes de que finalice marzo se espera también que llegue otro cargamento con dos millones de dosis más del mismo fabricante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here