Los Leones, pueden y deben jugar mejor, salen a peligrosa cacería por el norte

0
50

Los Leones igualaron su peor arranque después de nueve partidos (2-7 en 2012 y 2014) en la última década. Sin embargo, los campeones de la Primavera 2018 bien podrían estar 7-2. Eso dice mucho del complicado y frustrante inicio para los dirigidos por Luis Carlos Rivera.

En este inesperado comienzo de temporada para los líderes de la Zona Sur en las anteriores cinco temporadas, hay tres problemas centrales que tienen a los melenudos, que hoy abren serie en Monclova ante el súper líder del torneo anterior, en el sótano: entradas grandes en contra –han sido incapaces de eludir episodios prolíficos del contrario (ante Monterrey toleraron racimos de seis y cinco en juegos diferentes; frente a Diablos y Guerreros de cinco en sendos partidos, y Sultanes, el México y Oaxaca les hicieron tres en un acto en otros tres encuentros)- falta de bateo oportuno y titubeante relevo, que tuvo que ver en los primeros cinco reveses.

¿Tiempo de pánico? 

No para el director deportivo David Cárdenas Cortés ni para el mánager Rivera. Pero sí de ajustes y movimientos importantes, que ya se están haciendo. Rivera sacudió su orden al bate el domingo y los rugidores nuevamente superaron la decena de hits, destacando varios, entre ellos José Juan Aguilar (4-4), quien no había pesado como primer bate, Jonathan Jones y Sebastián Valle, quien debutó como cátcher titular. La gran experiencia de Rivera Octavio Tavo Álvarez y Leo Moreno con el pitcheo ya se nota ya en el bulpén, que tras su desempeño desastroso en los primeros partidos limitó a Oaxaca a una carrera en 11 entradas y un tercio.

“Tenemos un equipo muy completo y han fallado cositas”, expresó El Chile Cortés. 

Yucatán puede y debe jugar mucho mejor. Fue competitivo en sus nueve desafíos contra rivales fuertes y de jerarquía (el actual campeón, el pasado finalista de la Zona Sur y el actual monarca sureño) y situaciones puntuales los privaron de más victorias y de por lo menos ya su primera serie ganada. El pitcheo abridor dio a los selváticos cuando menos la oportunidad de ganar en ocho de nueve salidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here